La tradición dice que una vecina recogía con una cuchara el aceite que los vecinos donaban para la lámpara que alumbraba a  la Virgen. El aceite era depositado en unos recipientes de barro, de ahí el nombre de “pucherillas”.

Es una imagen gótica y fue comprada por el Ayuntamiento al ponerla en venta el Párroco. Se encuentra situada en una hornacina protegida por una fuerte reja en la Puerta del Río. Su fiesta se celebra la noche del 15 de agosto, donde todo el pueblo se reúne en el barrio de San Esteban, frente a la imagen de la Virgen, para cantar la salve en su honor. A continuación, los vecinos sirven limonada y pastas y ameniza la noche la Agrupación Musical de Sepúlveda por cortesía del Ayuntamiento.

 

primi sui motori con e-max
Scroll to top