Sepúlveda es una de las ciudades más interesantes para visitar durante todo el año pero quizá sea en Semana Santa cuando cobra un mayor interés. En esta localidad se encuentra la iglesia más antigua de Segovia, El Salvador.

Aunar su historia y su incomparable belleza arquitectónica con el recogimiento de sus gentes en la Semana Santa hace de esta villa un lugar con un encanto especial.

Algunas de sus procesiones se han recuperado recientemente. Este es el caso de la Procesión de La Borriquilla, recuperada en 2008, que constituye el inicio de la  Semana Santa sepulvedana. La procesión parte de la iglesia de los Santos Justo y Pastor (actual Museo de los Fueros), donde se bendicen las palmas y posteriormente recorre la calle Barbacana y la plaza hasta llegar a la iglesia de San Bartolomé, donde tiene lugar la Santa Misa de Domingo de Ramos.

Antes de la Procesión del Jueves Santo, se celebra en el Santuario de la Virgen de la Peña la Cena del Señor y Lavatorio. De dicho Santuario parte, a continuación, la Procesión del Jueves Santo. La iglesia de la Virgen de la Peña es la que saca en procesión el mayor número de tallas, destacando una magnífica Piedad del s. XVII, un Ecce Homo o el Cirineo.

Tras recorrer las calles de la villa, la procesión vuelve al Santuario de la Virgen de la Peña donde, a continuación, tiene lugar una de las celebraciones religiosas más íntimas y emotivas, la Hora Santa.

El Vía Crucis se inicia en la iglesia de los Santos Justo y Pastor, una de las iglesias más importantes de Sepúlveda, que llegó a contar con quince parroquias. La iglesia estaba destinada a la exaltación y culto de los santos mártires Justo y Pastor, cuya devoción en tierras de Hispania alcanza una gran difusión en el s. VII.

El inicio de la Procesión del Silencio, el Viernes Santo, tiene lugar al llegar la caída de la noche, y el punto de partida está en la iglesia de San Bartolomé. El descenso de la escalinata hacia la plaza,  las luces de las velas que portan los nazarenos, el marco incomparable del castillo, los dos solemnes pasos de Cristo Yacente y la Virgen y el silencio sepulcral hacen de esta procesión uno de los momentos más significativos de la Semana Santa sepulvedana.

Procesión de El Encuentro, el domingo de Pascua. Desde la Plaza de España hasta el Santuario de la Virgen de la Peña y regreso. La plaza mayor es el escenario del Encuentro entre Cristo Resucitado y la Virgen ante el que la población se reúne expectante. El momento culmen se produce cuando retiran el velo negro que cubre a la Virgen, dejándola frente a Jesús resucitado. A partir de ese momento parte una de las procesiones más coloridas y con un gran ambiente festivo.


 

primi sui motori con e-max
Scroll to top