Una tradición de gran belleza y que data de los tiempos medievales es la llamada Misa de Minerva, que la Cofradía del Corpus Christi celebra el tercer domingo de cada mes.

Consiste en una misa en la Iglesia de El Salvador, una de las primeras del románico segoviano, y tras la que el Santísimo Sacramento recorre solemnemente bajo palio el pórtico en procesión a los redobles del tambor, en una ceremonia llena de encanto y misticismo. El origen de esta misa se encuentra en el s. XVI, relacionado con la época de la reforma de Lutero y la Contrarreforma Católica.

La Cofradía del Corpus Christi de Sepúlveda inició en 2005 trabajos para indagar en la tradición de las Minerva. Fruto de su trabajo fue el Congreso Nacional de Misas de Minerva celebrado en Sepúlveda el 19 y 20 de noviembre de ese mismo año.

La Misa de Minerva toma su nombre de la iglesia romana de Santa María sopra Minerva, un templo cristiano levantado sobre otro, pagano, dedicado a la diosa romana de la sabiduría. El Papa Paulo III aprobó, en 1539, la cofradía de la Minerva, que había sido fundada por el dominico Tomás de Stella en dicha iglesia y que se caracterizaba por la defensa de la Eucaristía que tenía entre sus normas la exigencia a los cofrades de asistir, los terceros domingos de mes, a una misa con exposición del Santísimo. Con el paso del tiempo, numerosas cofradías se fueron agregando a la de Roma, entre ellas, la de Sepúlveda y otras segovianas, como la de Chañe, en cuyo templo se conserva una bula firmada por el Papa Benedicto XIV en 1748 concediendo a la parroquia su unión a la cofradía romana.

 

primi sui motori con e-max
Scroll to top