Declaradas Patrimonio Inmaterial Cultural de Sepúlveda desde el año 2011, las fiestas de los toros se celebran en la localidad segoviana cada año el último fin de semana de agosto, de jueves a lunes.

Los toros

Declaradas Patrimonio Inmaterial Cultural de Sepúlveda desde el año 2011, las fiestas de los toros se celebran en la localidad segoviana cada año el último fin de semana de agosto, de jueves a lunes. Para los sepulvedanos y muchos visitantes son los cinco días del año esperados con más ilusión.

El primer día, jueves, es conocido como el día del recorrido. A las 10 de la mañana la reina y sus damas de honor son recibidas en la Plaza de España por el grupo de danzas “Virgen de la Peña”, que baila en su honor. Desde allí se dirigen, en alegre cortejo, hasta la Virgen de la Peña, lugar de encuentro de la numerosas peñas de Sepúlveda. Tras la salve de las peñas a la Virgen, tiene lugar el desfile de peñas, que termina en la Plaza de España, en el balcón de cuyo castillo tiene lugar, a continuación, el lanzamiento del cohete que, a las 12 de la mañana, marca el inicio de cinco largos días de fiesta, la proclamación de la reina y las damas y el pregón. Tras estos actos oficiales, comienza el famoso y tradicional recorrido por las peñas de la localidad (que tienen sus locales en cuevas naturales) para degustar su limonada. El recorrido de peñas concentra cada año a centenares de sepulvedanos y visitantes fieles a la cita.

El recorrido se alarga hasta bien entrada la tarde y son muchos quienes le enlazan con la fiesta nocturna y la música de la orquesta. Las orquestas amenizan las veladas nocturnas desde el jueves hasta el domingo.

Como su nombre indica, los momentos más destacados de las fiestas son los tradicionales y conocidos encierros de las reses bravas que se lidiarán por la tarde, y que se corren todas las mañanas por las calles de la villa, así como los festejos taurinos vespertinos. Viernes, sábado, domingo y lunes son los días en los que se celebran tanto los encierros como los festejos taurinos por la tarde, que los tres primeros días suelen ser una clase práctica para alumnos de escuelas taurinas, novillada sin picadores y corrida de toros y, el lunes, becerrada para las peñas de la localidad.

La Asociación de Peñas de Sepúlveda es un pilar fundamental en la organización de estas fiestas. Además de colaborar con su alegría y colorido, lo hace corriendo con los gastos de las actuaciones de las charangas que todos los días acompañan el vermú de las fiestas y durante los festejos taurinos, así como de las actividades infantiles por las mañanas y de otros espectáculos.

El lunes es tradicionalmente el día de las peñas. Tras el encierro, que ese día se celebra un poco más tarde, cada peña come junto con sus compañeros para luego bajar todos a la becerrada que torearán tres peñas de la localidad. Por la noche, la Asociación de Peñas organiza en la discoteca “La Violeta” la Gala de entrega de trofeos de los campeonatos interpeñas que se celebran durante el mes de agosto y de la becerrada. Con este acto se pone punto final a las fiestas de los toros de Sepúlveda.

Característico de estas fiestas es que son totalmente populares.

Encierros Infantiles

Otro de los momentos álgidos de estas fiestas son los Encierros Infantiles, que datan de 1992. Se trata de unos encierros al estilo tradicional para los más pequeños pero que son inofensivos, dado que se realizan con carretillas sobre las que van montadas figuras de toros y cabestros de gran realismo.

La organización de estos encierros corre en la actualidad a cargo de la Asociación Cultural “Arco de la Villa”, aunque sus creadores fueron la Peña "Las Cadenas". Entre ambos han conseguido, con el paso de los años, que se conviertan en una de las señas de identidad de las fiestas de Sepúlveda, dado que participan en ellos personas de todas las edades.

Estos encierros comenzaron siendo un solo toro negro, hecho en cartón-piedra, el que realizaba el recorrido, pero aquel primer astado no resistió el paso de las fiestas. Al año siguiente hubo que rehacer de nuevo la figura con la misma técnica y con resultado idéntico: al final de las fiestas, el toro estaba destrozado. En vista de los resultados anteriores, se procedió a hacer un toro más robusto, que aguantase las "embestidas" de los niños. Se hizo la figura con una base de madera, recubierta con tela de viejos jerséis que absorbía y amortiguaba los impactos. Este toro ya sobrevivió a los cuatro días de encierros. Al año siguiente, se amplió la manada, incluyendo un cabestro que guiara al "grupo". Un año más tarde, se incorporó un nuevo ejemplar, de color rojo que llevaba ya “tecnología punta”: una estructura de hierro mucho más resistente a las embestidas. En el año 2000 se incorporó una novedad al recorrido: la ambulancia.

El objetivo de los encierros infantiles es hacer pasar un rato divertido a los niños. A su vez, tanto los padres como los vecinos y visitantes disfrutan con el acontecimiento. Los encierros infantiles, ya populares y tradicionales, pues se vienen celebrando de forma constante e ininterrumpida desde las fiestas de 1992, dan un colorido especial a las fiestas de Sepúlveda. Comienzan con el típico cántico sanferminero en el que los niños, a golpe de periódico, piden ayuda, no al más taurino de los santos, San Fermín, sino al patrón de la localidad, San Miguel, para que guíe en el recorrido a los corredores y les libre de los peligros que les acechan. Los niños, al más puro estilo pamplonica, van provistos de su periódico para guiar a las reses. Nada más terminar el cántico se lanzan los tres cohetes anunciadores de la suelta de ganado y… ¡a correr!

En la actualidad, la manada asoma de los “chiqueros” instalados en el arco del Ecce Homo y sube corriendo detrás de los niños por la calle Barbacana (como el encierro real) hasta la Plaza de España por un recorrido bien delimitado y vallado. En mitad de la plaza dan la vuelta y vuelven a los corrales. Esto se repite sucesivamente durante una hora aproximadamente.

Todos los años se diseña un original cartel anunciador de los encierros infantiles que incluye normas "en clave de humor" sobre el comportamiento a tener durante los encierros. En 2016, los Encierros Infantiles de Sepúlveda celebrarán su XXV aniversario, lo que les convierte si no en los más antiguos del mundo, sí en unos de ellos.

 

 

primi sui motori con e-max
Scroll to top